The Hour: estilo inglés de los 50´s

19:47



A finales del siglo pasado y comienzos de este empezó a surgir un concepto diferente de serie de televisión. Series como A dos metros bajo tierra y por supuesto Los Soprano mostraban una calidad cinematográfica inédita hasta entonces. Guiones exquisitamente elaborados, una imagen extremadamente cuidada y unos actores que encarnaban a personajes perfectamente definidos. Estas nuevas series conseguían semana a semana erizarnos el vello con sus tramas.


Imagen promocional de Los Soprano, considerada por muchos como la mejor serie de todos los tiempos.






Este salto de calidad, obviamente fue aplaudido por el público y empezaron a surgir series de renombre como The Wire o El Ala Oeste de la Casablanca, convirtiéndose en parte indispensable de una sociedad que empezaba a darse cuenta que las series que veían por la noche en el salón de su casa era auténticas obras de arte.


Mientras la industria cinematográfica comenzó a entrar en la conocida "crisis de Hollywood", donde pocas cintas sobreviven a la crítica, se estrenan multitud de títulos donde parece que prima más el espectáculo visual de los efectos especiales que las propias historias. Además, los guionistas parecen quedarse sin ideas y empiezan a abundar remakes de éxitos del pasado o adaptaciones de comics e incluso videojuegos, con resultados que pocas veces cumplen las expectativas. 


¡A dónde quiero llegar si esto es un blog de moda masculina! Con toda la parrafada anterior quiero explicar que si antes los actores de cine marcaban tendencia, ahora la pelota está en el tejado de las series de televisión. Las series de televisión mejoran día a día y poco a poco han ido comiéndole terreno al cine hasta el punto que los protagonistas de las mismas se convierten en trendsetters. Esto lo hemos vivido en su máxima expresión con Carrie de Sex and the City, personaje que da vida Sarah Jessica Parker.


La confirmación de este fenómeno nos llego con la exitosa Mad Men, las casas de moda quedaron enamoradas con la elegancia que paseaban sus personajes en la ciudad de New york allá por los años 60. La elegancia de Donald Drapper y compañía contagió nuestros armarios y de nuevo la moda masculina evocó a ese estilo que define al gentleman por excelencia, una forma de actuar y vestir que parecía peligrar con la eclosión de términos como metrosexual o übersexual. ¿Cuántas veces repito que la tendencia de las monturas es vintage? Siempre, soy muy pesado.


The Hour se ambienta en la Inglaterra de los años 50.


Como si de una marcha atrás en el tiempo se tratara, hoy os quiero hablar  sobre una serie de época que ya  ha influido en las colecciones de las grandes firmas, se trata de The Hour. Ambientada en un estudio de la televisión inglesa (la BBC) durante los años 50. Estilo y elegancia british de nuevo con aires vintage. Aquí os muestro una serie de imágenes de los looks de los protagonistas y ¡Espero me deis la razón respecto a la tendencia que muestran estos personajes!



El protagonista Freddie Lyon gusta vestir con trajes de algodón tweed y chalecos en tonos oscuros.




Imagen izquierda: Gafas carey de acetato, corbata de algodón tweed y tirantes. ¡Vuelven los tirantes!
Imagen derecha: Dominic West (eterno McNulty), acostumbra vestir elegantes trajes de corte clásico inglés, destacando el uso de corbatas estrechas (nunca lisas) y de pañuelos a juego.


Para el frío invierno la tendencia es vestir abrigos largos cruzados. Dos estilos diferentes, a la izquierda un look más desenfadado y relajado. A la derecha, un look más elegante ideal para eventos nocturnos.


Nota: Un servidor hace tiempo que no sale contento de una sala de cine pero todas las semanas espera impaciente el estreno de un nuevo capítulo de sus series favoritas. El pasado domingo se estrenó Pan Am y  ya está causando furor entre las bloggers femeninas. ¡Ya os contaré!


Historias relacionadas

0 comentarios