La oficina se viste de tendencias en el nuevo lookbook Edition de Zara

17:31


Saludos, estimado lector. Déjeme que comparta un suceso que ocurrió hace unos días mientras iba paseando al trabajo. Era por la mañana y la ciudad había amanecido inundada por una niebla espesa que apenas dejaba ver con claridad a más de dos metros de distancia.

Les cuento exactamente cómo fue el asunto. Estoy en la calle y, mientras voy caminando pegado al borde de la acera, se me acerca sigilosamente por la espalda una berlina negra de alta gama (no diré marcas, porque como sabéis, en este blog JAMÁS nombramos marcas) que se posiciona a mi lado. Cuando parece que me va a adelantar, escucho una voz ronca y agrietada que se dirige hacia mi persona:

- Psst, psst, psst.... psst, psst, pst, eh, ehhh... - gruñido y garganta que se aclara -. ¡Señor Ollero! ¡Deje de hacerse el interesante y venga hacia acá!

De un falso respingo, posiciono mi mirada sobre la ventana con cristales ahumados y, a pesar de que la abertura es pequeña, puedo adivinar que la persona que habla posee cabellos dorados y unos grandes ojos color miel. Mi interlocutor apunta a mujer de altura. Automáticamente, mi instinto activa el chip galán y, con pasos estudiados, me dispongo a entablar conversación con la supuesta bella dama.

- Buenos días, su dulce voz acaba de aportar luz y claridad a esta lúgubre mañana. Su rostro me es familiar, ¿es posible que hayamos coincidido en alguna ocasión? ¿Algún café de París, quizás?

- Javier Ollero, corta el rollo. Te puedo asegurar que es la primera vez que nos vemos. Sube al coche, por favor, necesitamos que nos des tu opinión sobre un tema importante - había bajado aún más la ventanilla y pude certificar que estaba en lo cierto: se trataba de la clásica mujer por la que más de uno perdería la cordura. Sube inmediatamente, volvió a increparme.

Como sus labios rojos carmesí habían ejercido sobre mí un poder hipnótico, no me lo pensé dos veces y subí al automóvil en un instante. No me llamen enamoradizo de tres al cuarto, también he de reconocer que lo de ir a trabajar nunca me motivó en exceso. No me digan que no tenía todo a mi favor para montarme en aquel vehículo.

Una vez dentro, lo que pasó a continuación, no tengo palabras para describirlo. Fue algo mágico, sublime, espectacular, fuera de lugar, imprevisible...

(continua al final del artículo)

¡C$ÑO! ¡Me he vuelto a liar! Si yo quería hablaros del nuevo lookbook Edition de Zara. Perdonen lo anterior, es que los viernes mi cabeza anda por otros menesteres.

Ahora sí, caballeros, descubramos nuevas tendencias.



Comenzó noviembre y, a principios de esta semana, Zara nos presentó su lookbook Edition para esta temporada. Una serie de propuestas que suelen ser más formales de lo habitual y que, por lo tanto, buscan captar la atención del público business low cost (¡qué incongruencia!).


Siguiendo la línea de sus anteriores lookbooks, Zara sigue apostando por los tonos oscuros, sobrios y elegantes como son el negro, gris y azul. Sobre estas líneas, un fascinante abrigo tipo tres cuartos con pelo de cordero en el cuello. Inevitable no acordarse de los gánsteres de la ley seca.



Igual de llamativa, es la siguiente prenda a destacar: una camisa estampada en cuadros a raíz de la unión de otro estampado en boga, la pata de gallo. Original y moderna a partes iguales.


Quédense con ese estampado, porque como ya mencionamos, este lookbook seguirá la línea minimalista que ha caracterizado a la hija mayor de la todopoderosa Inditex a lo largo de estos últimos meses. En esta ocasión, nuestra atención se pierde en una generosa bufanda estructurada y unos guantes de piel con trabillas.



De piel, también es la siguiente cazadora grabada que corona estas líneas. A pesar de sus depuradas líneas y aspecto sobrio, esta chupa consigue calificarse como original gracias al detalle acolchado que se muestra junto a su cierre de cremallera.


Aprovechamos los detalles curiosos y el tratado de la piel, para continuar con estos zapatos grabados estilo Oxford que tienen la particularidad de presentar cosida solo una pala, la interior, en lugar de las dos habituales.



Cambiamos drásticamente de tercio para recordar que en este lookbook los grandes abrigos también son importantes. Si no, fíjense en éste de doble botonadura con importante cuello y amplios bolsillos en la cintura (ahí cabe mi compra del mes).



Finalizamos con un pantalón de pinzas gris compuesto en franela y un jersey de punto perlado, dos piezas básicas para la temporada que serán muy fáciles de combinar en tus looks de oficina.

Zara nos regala un escueto lookbook Edition protagonizado por prendas de una calidad superior a la habitual (obviamente, su precio también lo es) que siguen la senda minimalista y moderna marcada por sus últimas campañas.

¡Buen fin de semana!



(continuación de la historia introductoria)

Resulta que la voluptuosa dama quería que le resolviera un misterio. De su bolso, sacó un cuaderno con recortes de las últimas colecciones que Zara había diseñado para el hombre. Pude reconocer prendas de, al menos, cuatro temporadas atrás. Tras enseñarme todas las imágenes, me preguntó:

- Javier, ¿crees que Zara se está volviendo más moderna de lo habitual?
- Sí, sin ninguna duda - asentí.
- Vale, gracias. Ya puedes marcharte.

Eso fue todo. No pasó nada más. Aquel día llegué 10 minutos antes a trabajar. Fue el mejor día de mi vida.

Fin.

(disculpen las molestias)


| Encuentra toda la moda al mejor precio en nuestra TIENDA ONLINE |


Historias relacionadas

0 comentarios