Recibiendo a una Estrella

16:30



Hoy en la Isla se vive un ambiente especial. Desde primera hora de la mañana, la gente ha abierto las puertas de su hogar para la llegada de alguien singular. Los lugareños se han ataviado de sus mejores galas, han sacado la cubertería de lujo y descorchado el mejor vino.  En la licorería, es imposible encontrar whisky escocés porque en todas las estanterías el producto está agotado.


Aunque La Guardia en la Isla no suele trabajar, hoy han recibido la orden de escoltar a personas,  procedentes de islas vecinas, que no piensan perderse la cena de esta noche. Lo cierto, es que La Guardia solo trabaja cuando ocurren este tipo de cosas: cuando viene de visita gente potencialmente peligrosa. No obstante, al final nunca ocurre nada.



Al atardecer, la atmósfera festiva se ha extendido a lo largo y ancho de esta peculiar localidad. Los nuevos invitados han traído toneladas de whisky y, a todo habitante, una caja de tan preciado licor han regalado. "En otra época, nos ganábamos la vida dispensando alcohol", han dicho.

La campana de la Plaza Mayor empieza a sonar y todo el mundo sabe que debe acudir al encuentro. Largas mesas rectangulares, repletas de manjares, se encargan de ocupar tres cuartas partes de la  mencionada plaza. Todos los invitados han tomado asiento, a excepción, de una silla vacía localizada en el extremo de la mesa central.


Entonces llegó el silencio. A paso lento pero decidido, una generosa silueta se aproxima para ocupar el asiento abandonado. Todo el mundo sabía que él acudiría, pero hasta que no lo vieron llegar, no acabaron  de creérselo. Finalmente era cierto. James Gandolfini tomaba asiento y se unía a la fiesta saludando al respetable.

Grandes noches se han vivido en esta Isla, pero la de anoche será recordada durante mucho tiempo. Cuentan que Frank Sinatra y Al Capone lloraron al verlo llegar.  Marilyn y Amy, la rubia y la morena, se subieron al escenario y le cantaron una `canción de bienvenida´ repleta de sensualidad. Lucky Lucciano, se puso en pie y brindó por la lealtad y la familia. Aunque lo mejor de todo, fue el momento en el que Marlon Brando y el propio James, actuaron para todos los asistentes. DEP  Mr. James Gandolfini.


Dedicado a mi amigo Jose Antonio y a todos los amantes de las buenas series de ficción.


Fotos: Google Imágenes

| Encuentra la última moda al mejor precio en nuestra TIENDA ONLINE |


Historias relacionadas

0 comentarios