Haberdashers nos enseña cómo es el proceso de fabricación de una camisa a medida

13:50


Los hermanos José y Francisco Guerra al frente del nuevo proyecto de Haberdashers

Tal y como publicamos en nuestra cuenta de Instagram, hace unos días tuvimos el placer de asistir a una cita muy especial en la sede de Haberdashers (C/Vista Alegre, 20, 2ª/4ª Planta) en Madrid. En nuestra invitación, el equipo de esta firma nacional nos había prometido que conoceríamos cómo es la moda desde dentro.

Intrigados y con muchas ganas por aprender, no nos lo pensamos dos veces y acudimos encantados al evento. Allí, tras ser recibidos por el equipo Haberdashers, pudimos ver y aprender cómo se confecciona una camisa a medida desde el minuto 1.

¿Cómo fue esto posible? Esto se pudo llevar a cabo gracias a que en Haberdashers disponen de una fábrica (4ª planta) y un showroom (2ª planta) ubicados en el mismo edificio. Un privilegio del que pocas firmas pueden presumir.

Así que, si sientes pasión por la moda, ¡prepárate para aprender!

Proceso de fabricación de una camisa a medida



Gracias a este video de Haberdashers podemos aprender cuáles son las etapas necesarias para la confección de una camisa a medida. No obstante, aunque en el video se explica muy bien (acompañado del temazo remix de Call You Home de Kelvin Jones), vamos a comentar las fases:

1. Toma de medidas

Aunque Haberdashers tiene las puertas abiertas en horario comercial, se recomienda pedir cita previa para el diseño de la camisa a medida. Una vez allí, su experimentado sastre procederá a la toma de medidas: hombros, cuello, torso, brazos, cintura, muñeca, largo...


2. Elección del diseño

Seguidamente, el cliente procederá al diseño de su camisa personalizada. En primer lugar, deberá elegir entre los más de 100 tejidos diferentes y de gran calidad (la mayoría nacionales) que poseen. Después, vendrá la elección del corte, cuello, puños, pinzas, ojales, botonadura, etc.

Una vez finalizada la etapa, el cliente se despide y deja paso a los profesionales para que confeccionen su camisa.

3. Patrón propio del cliente

Cuando se han anotado todas las medidas, es el momento de crear el patrón propio del cliente. En un principio se hace sobre papel, pero después se almacenará en forma de tela. Se hace de esta manera porque el papel, aunque tenga gran rigidez, con el tiempo pierde la forma. Circunstancia que no pasará si almacenamos el patrón de tela.

Los patrones únicos de cada cliente son almacenados y ordenados alfabéticamente.

Como se puede apreciar, en el taller de Haberdashers tienen almacenados cientos y cientos de patrones únicos fruto de sus más de 20 años de trabajo en el sector.

Gracias a la creación del patrón propio, el cliente no necesitará que le tomen las medidas la próxima vez que vaya a hacerse una camisa a medida (siempre y cuando mantenga la misma línea, claro está).

Como curiosidad, comentar que yo siempre tengo que modificar mi patrón. El motivo es sencillo: cada día estoy más cachas. Después de este inciso estúpido (y falso), lo mejor será que pasemos al siguiente paso.


4. Se cortan las piezas necesarias



Una vez elaborado el patrón, lo colocaremos sobre la tela escogida para cortar todas las piezas necesarias. Efectivamente, los talleres no son los emplazamientos más glamurosos a los que podremos acudir. Eso sí, en ellos se respira un ambiente de trabajo muy especial e interesante.


5. Termofijado de entretelas: puños y cuellos



Cortadas las piezas, se separan los cuellos y puños para su termofijación. Aunque esta unión se puede realizar a mano, en Haberdashers nos indicaron que es preferible termofijarlas porque así las piezas mantendrán mejor su estructura y rigidez.

Por ejemplo, seguramente alguna vez habrás visto camisas con un cuello que parece hundido o doblado, esto seguramente se deba a una unión cosida a mano o termofijación errónea.


6. Las piezas entran en la cadena de trabajo



Cuando estén preparadas todas las piezas, éstas serán trasladadas a la cadena de trabajo donde, paso a paso, nuestra camisa irá tomando forma. Se cosen los cuellos, puños, ojales, etiquetas y botones.


7. Control de calidad

Una vez terminada la confección, se procede a comprobar que las medidas son correctas y a eliminar todos los hilos sobrantes. Si algo falla, la camisa se apartará para solucionar el problema en la etapa de conflicto.


8. Planchado, doblado y empaquetado

Finalmente, cuando se ha comprobado que todo está correcto, se planchará la camisa, se doblará y se empaquetará para la entrega del cliente.


Mis impresiones

Tengo que reconocer que andaba un poco verde en los procesos de fabricación de una camisa y gracias a esta visita aprendí bastante. Es cierto que el taller jamás saldrá premiado por la revista de decoración Nuevo Estilo pero este detalle es comprensible: allí se hacen camisas, no cupcakes.

Según me comentaron, en su taller se fabrican a diario alrededor de 120-150 camisas a medida para la propia firma y tiendas asociadas. Sin duda, un número bastante notable.

Además de camisas, esta firma nacional confecciona americanas y trajes a medida.

Aunque en su taller de C/Vistalegre solo se confeccionan las camisas, si exploráis su web veréis que Haberdashers también ofrece trajes y americanas personalizables de gran calidad. Los precios medios son: camisas 55-120€, americanas 280-400€ y trajes 450-600€.

Si os gustado el rollo de Haberdashers, también comentar que existe la posibilidad de que su sastre acuda a vuestro lugar de trabajo para la toma de medidas y elección de tejidos.

La firma Haberdashers recientemente fue premiada con los prestigios Premios Dedales de Oro

Nada más. Agradecer a todo el equipo Haberdashers la atención prestada y resaltar su iniciativa: no todas las firmas tienen el valor de abrir sus puertas de esta manera.

¡Bravo!

Sitio Oficial | Haberdashers
Pictures by Haberdashers & me


Historias relacionadas

1 comentarios

  1. inteteresantisimo.!!!!!!!!
    muchas gracias por el post.
    vic desde alicante

    ResponderEliminar